sochergo

Temas de Interés

Adelantan conclusiones del proyecto “Ergonomía para la salud y el desarrollo sostenible en Chile”.

Fueron tres años de aprendizaje y formaciones, con énfasis en un enfoque de ergonomía y género, comenta el jefe de la Sección del ISP Luis Caroca Marchant tras viaje a Canadá
 

La ergonomía es una disciplina que cobra cada vez mayor protagonismo. Ello motivó hace tres años al Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) a crear una sección y posteriormente asociarse a la Universidad de Quebec de Canadá, para impulsar aspectos de esta área.

La Ergonomía es una ciencia interdisciplinaria, de enfoque integral, que busca la comprensión del trabajo para transformarlo, comprendiendo lo qué pasa con los trabajadores, los sistemas productivos, la seguridad, y el bienestar de las personas, así como teniendo en cuenta los aspectos de la organización.

Al cabo de tres años de aprendizaje, formaciones e investigaciones, en el ISP, empiezan a producirse los primeros resultados de este proyecto, junto a una plataforma de conocimientos para proyectar una línea de trabajo que a partir del 2014 buscará avanzar aún más en la visión de ergonomía y género bajo un enfoque sistémico, teniendo presente la formación de dirigentes sindicales e inspectores de la salud y del trabajo.

Así lo resaltó Luis Caroca Marchant, jefe de la sección Ergonomía del Departamento de Salud Ocupacional del ISP, quien en septiembre y por casi tres semanas trabajó con especialistas de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM) en la redacción del informe final del proyecto “Ergonomía para la salud y el desarrollo sostenible en Chile”.

El proyecto, co-financiado por la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) se extendió entre el 2010 y el 2013 e involucró a actores como el propio ISP, la UQAM, el Centro de Estudios de la Mujer y la Universidad de Valparaíso.

Caroca especificó que en el marco del proyecto, “la ergonomía fue abordada, primero, con una mirada global de diversas realidades de trabajo que existen en Chile; segundo, esa mirada enfatizó la evaluación desde la perspectiva de la actividad del trabajo, o sea, de observar los elementos que influyen en el trabajador en su lugar de trabajo, durante la jornada laboral y con activa participación del propio trabajador”.

Y, en ese contexto, el proyecto llevado a cabo por la ergónoma canadiense de la Central Sindical Nacional, Ana María Seifert, consideró un aspecto específico de altísima relevancia para esta investigación: la integración del género desde la mirada de la Salud Ocupacional y de la Ergonomía.

“La propuesta integra la mirada de la situación de trabajo y del trabajador ante un análisis profundo de la actividad, y eso se logra mediante la observación e identificación de los determinantes de la actividad de trabajo, distinguiendo cómo éstas afectan a los hombres y a las mujeres”, explicó el especialista.

De hecho, agregó, “nos hemos dado cuenta que las mejores soluciones a los requerimientos de las empresas, que surgen en los procesos de evaluación y de intervención, se obtienen de la experiencia ganada por los propios trabajadores y los supervisores, pero captar esos insumos requiere tiempo, trabajo, observación y participación de los distintos actores”.

Añadió que desde el enfoque de ergonomía sistémica, las soluciones no se limitan sólo a nivel de dispositivos técnicos dentro del puesto de trabajo, sino también a nivel de la organización del trabajo.

Sobre género

En cuanto al enfoque de género, Caroca explicó que la necesidad de este análisis surge desde la escasa investigación en Chile, salvo algunos elementos antropométricos o dimensionales, que impiden conocer cuál es la realidad de mujeres y hombres en los trabajos.

“Cuando hablamos de enfoque de género en el trabajo, estamos refiriéndonos a qué tipos de trabajos desempeña el hombre y cuáles las mujeres, y cómo es que ambos están expuestos a diferentes riesgos de accidentes y potenciales riesgos de enfermar. Por ejemplo, la mujer vive de otra manera la necesidad de trabajar y las exigencias, que incluye la conciliación de trabajo y familia, en cuanto a los horarios laborales y el papel reproductivo que desempeñan en nuestra sociedad”, subrayó.

Por otra parte, “se ha mantenido la creencia de que algunos trabajos son sólo para hombres y otros sólo para mujeres, otorgándole puestos de mayor exigencia física a los hombres y al mismo tiempo mejor pagados. Por otra parte se les asignan trabajos “más livianos” a las mujeres, con la creencia de que ellas no pueden hacer otro tipo de trabajos, asociando que estos trabajos tienen una exposición muy baja al riesgo, descartando a priori que probablemente están expuestas a riesgos desconocidos”.

El principal problema es que se tiende a pensar que como la mujer ocupa puestos de trabajo de “menor riesgo”, cuando ellas se lesionan o enferman en el contexto laboral, las causas no son asumidas como de origen laboral.

De esa forma, se tiende también a “malentender que la tarea de la mujer es por definición “más liviana” cuando en la realidad no es así. Habitualmente las mujeres realizan trabajos donde están expuestas a los riesgos del trabajo de pie, los trabajos repetitivos, las posturas inadecuadas y las exigencias emocionales de las tareas que desempeñan”.

Percepciones

Tras la reunión en Canadá, queda la percepción que los grandes temas que se propusieron en el marco del proyecto fueron cumplidos dentro del periodo de trabajo, indicó Caroca.

“Como tal (el proyecto) está finalizado y el informe de cierre se entregará a ACDI dentro de este mes. Sin embargo, quedaron algunas cosas muy puntuales ya financiadas y comprometidas, como publicación de artículos, generación de material para trabajadores y profesionales, creación de notas técnicas, y una difusión de los resultados a nivel local”, lo que mayormente será desarrollado por la psicóloga Pamela Astudillo, profesional de la Sección de Ergonomía, que posee una sólida formación en el ámbito de la ergonomía y género.

Agregó que hay satisfacción por lo alcanzado durante la fase ejecutoria de este proyecto, que permitió avances concretos para el país, medibles a través de las distintas actividades periódicas como por ejemplo un Seminario Internacional sobre el tema, pero “también de procesos más lentos como la formación de profesionales para Chile, la preparación de alumnos mediante postgrados en esta área, y el entrenamiento a fiscalizadores y trabajadores, entre otros”.

Cabe destacar que el trabajo realizado en Canadá, también incluyo la visita a otras entidades como el IRSST – Instituto de Investigación en Salud y Seguridad del Trabajo Robert Sauvé- y la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI) con sede en Ottawa, concretándose en reuniones formales de trabajo para generar posibles colaboraciones y financiamientos en proyectos futuros.
 
Texto disponible en :
http://www.ispch.cl/noticia/20211
SOCHERGO

Todos los Temas

Etiquetas

ergonomia, canada, isp, genero.
SOCHERGO 2011 © - Derechos Reservados